Aperitivos-Tapas
Arroces
Bocadillos
Caldos
Carnes
Cócteles
Caracoles
Ensaladas
Guisos
Huevos
La huerta
La mar
Pastas
Postres
Salsas
Sopas
Cocina C. Valenciana
Buscar:

ayuda mapa del sitio

 

 

 

 

Fideuà

Historia

En el origen de la fideuà coinciden la anécdota, la casualidad, e incluso la picaresca, ya que son las verdaderas responsables del nacimiento del plato más internacional de Gandía y que lleva el nombre de la ciudad ducal por todo el mundo.

La historia se remonta a la década de los años 30, en Gandía. Cuatro marineros trabajan en un barco de pesca. Uno de ellos, el más joven con 15 años era el encargado de preparar la comida, el café... El grumete. Se llamaba Juan Bautista Pascual Sanchis, (Grao de Gandía, 1915) pero todos le conocían como Zabalo. Resulta que el patrón de la embarcación, que iba a faenar con ellos comía mucho, tanto que había días que dejaba a los otros tres sin comida.

En esa época lo habitual en el barco era preparar un caldo con el pescado recién capturado, comerlo sólo y con el líquido hacer un arroz a banda. Ante esta situación a Zabalo se le ocurrió un plan para evitar que el patrón se comiera casi toda la comida de sus compañeros. Así que un día en lugar de comprar arroz compró fideos para sustituirlo, con el fin de que al jefe no le gustara y comiese menos. De ahí nació la fideuà, de sustituir el arroz por fideos. El problema es que este nuevo plato era tan bueno que no disuadió al patrón en sus ansias por la comida.

El invento no funcionó, pero la fama del plato se extendió por los restaurantes del puerto y poco a poco de la zona, consagrándose como un plato característico e imprescindible.

Sin duda la diferencia de usar la paella (recipiente en el que se hace la fideuà) para cocinar la fideuà y la paella es debida a que este recipiente de poca altura con amplia abertura permite que el líquido se evapore y acelere el tiempo de cocción, lo que contribuye a la consistencia al dente de la pasta y el arroz.

La parte más característica de la fideuà es la pasta. El fideo es corto y delgado, no muy diferente de un cabello de ángel de espesor.

Un factor determinante para una buena fideuà son los ingredientes. Se recomienda el uso de pescado fresco, pescado de roca y una mezcla

La siguiente receta es para 4 personas, con una paella (sartén) de 26 cm paella.



 

Ingredientes para 4 personas

Caldo de pescado (cualquier pescado de roca , o cualquier otro pescado de carne blanca, las cabezas del rape, etc. También le podemos añadir mejillones e incluso cigalas pequeñas.
350-400 gramos de fideos finos (aunque hay comensales que los prefieren gruesos).
200 gramos de sepia y/o calamares.
8 gambas o langostinos.
200 gramos de rape cortado a trocitos.
Almejas o clochinas (opcional).
3 - 4 tomates maduros, según tamaño.
½ - 1 cebolla.
2 dientes de ajo.
100 cc de aceite de oliva.
Sal.
Azafrán en hebra o colorante alimentario
1 cucharadita de pimentón dulce.


Preparación

En una paella a fuego medio se pone aceite de oliva,
cuando esta caliente se incorpora la sepia y/o el calamar limpios y cortados en trozos y se sala a gusto, también se añade la cebolla y el rape y las almejas si se dispone de estos ingredientes (no imprescindibles).
Se deja que se haga y se añaden los langostinos y/o las gambas, y cuando estén doradas ponerlas a parte para añadir mas tarde.
En este momento se añade el ajo y el tomate rallado, y cuando este se torna doradito se le añade el pimentón dulce, evitando que se queme.
Cuando está hecho el tomate se incorporan los fideos y se dan unas vueltas para que tomen color y se endurezcan,
después poco a poco se va añadiendo el caldo colado previamente. Se añade el azafrán o el colorante y se prueba de sal.
Añadir las gambas y/o cigalas que previamente habíamos preparado y dejar cocer a fuego rápido los primeros 10 minutos y el resto a fuego lento-medio hasta que se evapore. Esto suele ocurrir a los 20-25 minutos, por eso es necesario agregar solo la cantidad justa de caldo. Si ves que se queda seco durante la cocción puedes añadir pequeñas cantidades de caldo del pescado, siempre caliente, que previamente habíamos reservado.
Se lleva a la mesa en la paella. Se puede comer en la misma paella o en plato. Siempre dejándola reposar unos minutos.