">

 

 

¿Hay que usar corbata?

El tema relacionado con el uso de la corbata es controvertido desde hace años, pero últimamente esta tomando mayor pujanza.
Desde hace unas décadas, el diseñador italiano Gianni Versace, esta pronosticando su extinción. Reflexionaba este diseñador ¿Cómo era posible que la moda masculina no cambiara en lo básico en tantos años?”

El uso de la corbata está asociado a un signo de personalidad y elegancia, pero quien puede aseverar que el no uso de este complemento va en contra de estos adjetivos. La utilizan los ejecutivos, por ejemplo, cuando van a cerrar grandes negocios. Pero prescindir de ella no tendría por qué restar seriedad ni habilidad profesional. No se es más inteligente ni sagaz por el hecho de llevar una corbata. Dicho en otras palabras para hacer negocios e imponer respeto no es necesario el uso de la corbata.

Pero en realidad muchos de los que piensan esto usan corbata en las reuniones importantes y en las primeras entrevistas.

Sin embargo la evidencia científica demuestra todo lo contrario. En el año 2008 se dio a conocer el resultado de una encuesta efectuada en Estados Unidos de América por Gallup, en la cual se vio que solo el 6% de los hombres de este país aún se ponen corbata para ir a trabajar, comparado con el 10% del 2002; mientras que más del 66% de los entrevistados aseguraron que jamás se pondrían una para ir a la oficina, comparado con el 59%, también de 2002.
Actualmente hay empresas que promueven el que sus empleados no lleven corbata, sobre todo en verano para disminuir el gasto del airea acondicionado.

Pero hay quien opina que en ciertas situaciones todavía se requiere una indumentaria formal y tradicional, por lo que es un poco apresurado hablar del final de la corbata.

No obstante, a pesar de sus críticos, este accesorio, sigue aportando estilo, si bien, depende de una buena combinación.

Cuando uno usa una corbata, le está indicando a la otra persona que se ha vestido especialmente para la ocasión y esto, actualmente se sigue teniendo en cuenta. Cuando no la usa, se asocia, se dice, que va vestido de forma “informal” y esa sensación también se le puede quedar al interlocutor.