">

 

El cuidado de la corbata de seda

Cuando uno se siente cómodo con una corbata y le cobra aprecio estético, desea conservarla el mayor tiempo posible. Para ello, es preciso adoptar algunas precauciones: principalmente, evitar maltratos, prevenir manchas y guardarla convenientemente.

Imagine que usted se hace nudos en los pantalones varias veces a la semana. Incluso planchándolos de forma regular no puede impedir que los tejidos se estropeen rápidamente. Sin embargo, una corbata de seda soporta ser anudada una y otra vez sin ningún problema, a veces incluso durante años. Un mínimo de cuidado de sus corbatas aumentará su vida útil. El maltrato de la corbata se produce, casi siempre, a la hora de hacer el nudo y deshacerlo. No debe olvidarse que una corbata no es una cuerda, sino un complemento delicado, que ha de ser tratado con mimo: ajustar y fijar un nudo no es cuestión de fuerza, sino de elemental habilidad. Un nudo excesivamente prieto, al igual que el descuido al deshacerlo, hace que la corbata padezca y acabe por desarticularse. Para evitar engrasar el área del nudo, éste debe hacerse con las manos impolutas, escrupulosamente limpias.

Es muy importante desatar la corbata cada vez que se la quite. Usted puede hacerlo muy suavemente de esta forma: afloje en primer lugar la corbata, a continuación, tire el lazo sobre su cabeza y por fin ábralo por completo. Luego, enrolle la corbata alrededor de su mano y coloque el paquete tal como ésta, al menos para la noche. Las arrugas y los pliegues, por lo general, se han ido a la mañana siguiente, si no, se puede ayudar con un poco de vapor caliente de la plancha o de la ducha. En caso de que sea necesario planchar la corbata, poner un algodón o tela de lino limpia entre la plancha y la seda. Pero no poner nunca la plancha por completo directamente sobre la corbata, para mantener su textura y la forma tubular.

Es mejor, para el tratamiento de las arrugas, sólo con vapor de agua pasando la plancha cerca y a lo largo de la corbata, pero sin llegar a tocarla. Una alternativa es dejar correr el agua caliente en la bañera y colgar el corbata en la barra de la cortina separadora o  de las toallas. El vapor de agua y el propio peso d la corbata hara que desaparezcan las arrugas.

De vez en cuando, usted debe comprobar si la etiqueta está aún bien sujeta, ya que sería una lástima se perdiera o moviera. Además, preste atención a si pende de un sólo hilo o sobresale por el lado. En cuanto a las corbatas de tejido, se debe comprobar el borde de vez en cuando ya que se suelen estropear el extremo más ancho, y no se ve muy atractivo cuando se está desgastando la seda en la punta.

En principio, las corbatas se pueden mantener colgando o tendidas. La única excepción son las corbatas de punto, que siempre deben guardarse horizontalmente, porque de lo contrario, podría desgastarse. El método más barato para colgar la corbata sería hacerlo sobre el travesaño de una percha. Incluso tres o cuatro de esos soportes no ocupan mucho espacio, pero las corbatas suaves podrían deslizarse hacia abajo. Tenga cuidado con los bordes afilados que no dañen la tela.

Puede tener una percha para corbatas a rayas, otra para las corbatas con motivos, una para las corbatas con patrones geométricos, etc, o puede ordenar sus corbatas de acuerdo a los colores. Alternativamente, puede utilizar perchas especiales para corbatas, que proporcionan una barra individual para cada corbata. Siempre se debe estar atento a los bordes afilados que puedan dañar la sensible tela de seda.

El almacenamiento de las corbatas es el mismo que otras ropas: no debe colgar de manera forzada en el armario de modo que el aire pueda circular suficientemente. Las corbatas se deben proteger del sol, el polvo, la humedad y, en su caso, las polillas. Si usted tiene suficiente espacio en su armario para un espacio extra para mantener las corbatas, envuelto y organizado de forma clara, sería lo ideal, y de esta manera las tediosas búsquedas dentro de las aguas poco profundas de su armario se convertiría en una cosa superflua.

Las corbatas en los Viajes

Cuando van de vacaciones, la mayoría de los hombres no utilizan corbatas. Lo más probable es que estas se requieran en un viaje de negocios. Las corbatas se deben empaquetar con cuidado para que lleguen sin arrugas al final del viaje.

Un método consiste en envolver la corbata en la mano y, a continuación, guárdelo en un rincón del equipaje para que no se aplaste. Método dos sería poner el corbata envuelta en el cuello de una camisa. El método número tres sería la de doblar la corbata por la mitad y luego ponerla en la parte superior de la maleta. Alternativamente, también se podría colocar a la derecha en la parte inferior del equipaje, ya que allí se encuentra plana. Método de cuatro, sería usar un portacorbatas independiente que contiene uno o dos corbatas.

Sería una buena idea tener algunas corbatas de recambio en un viaje de negocios. Si su única corbata se mancha, no tendría otra alternativa. Para minimizar este riesgo, algunos sólo usan corbatas oscuras y menos delicadas. Una buena opción es usar una seda más basta ya que la suciedad no puede penetrar profundamente en el tejido, y con algo de suerte incluso podría ser capaz de eliminarlo con un elemento cortante (por ejemplo, un cuchillo o en la espalda de un cuchillo).

Quitar las manchas de la corbata

Un problema de máxima gravedad son las manchas, que deben evitarse a toda costa; el máximo riesgo se registra con ocasión de comidas y cenas fuera de casa; el remedio es no llevar, entonces, una corbata particularmente estimada o salvaguardarla con la debida atención.

¿Qué hacer cuando en la hora del desayuno se derrama la yema de huevo en su corbata o salsa de tomate a la hora del almuerzo? Pudiera parecer que una mancha es una cuestión menor, que se resuelve con mandar la corbata a una tintorería acreditada. No es así: tras el paso por dicho establecimiento, la corbata puede quedar inmaculada, pero también arruinada; sus bordes semicilíndricos y gruesos dejarán paso, tras el planchado, a una arista rectilínea: la corbata habrá perdido su tersura, caída y elegancia. Llegado el problema, es preferible una limpieza localizada y artesana, con talco o similar.

Entonces ante una mancha en la corbata se deben seguir unas pautas:

Regla número uno: eliminar las manchas de inmediato, si es posible. Por desgracia, esto no siempre es posible, especialmente durante una reunión de negocios, pero usted debería ser capaz de tomar algunas medidas de emergencia. En primer lugar eliminar la suciedad, por ejemplo, tratando de rascar con cuidado la yema de huevo con un cuchillo limpio (o la parte posterior de un cuchillo) o en caso manchas de salsa de tomate con una servilleta. Trate de evitar el roce de la sustancia que sea con el tejido más profundo. Después de eso, la mancha, dependiendo de la especie, tiene que ser tratada más profundamente.
Una forma de eliminar las manchas de grasa de la tela podría ser tomar un paño suave y sin pelusa, poner jabón en él y tratar de frotar la mancha. Sin embargo, esto podría dar lugar a la difusión de la mancha sobre la corbata, sobre todo cuando se ha humedecido el paño. Un quitamanchas significa menos riesgo, pero no está siempre a mano. El alcohol etílico funciona muy bien y es más fácil de conseguir en la mayoría de los casos.
Si este tipo de eliminación de manchas no funciona, usted debe darle a su corbata a un tintorero. Pero antes hay que saber, si realmente manejan esta prenda con cuidado. Los sitios más baratos no son siempre lo mejor, ya que podría ser que la corbata fuera aplastada completamente con plancha y por lo tanto perder todo su volumen. Lo ideal, sería encontrar un especialista que además haga corbatas hechas a mano por encargo, y después de la limpieza y planchado profesional coser la corbata de nuevo. La limpieza de la corbata, con demasiada frecuencia puede dañar la seda, por lo tanto, las manchas pequeñas se deben eliminar con un quitamanchas o alcohol etílico. Por esta razón, es mejor dejar las corbatas de seda en colores más claros en el armario de casa cuando se viaja o se va de viaje de negocios. Incluso las manchas más pequeñas en esas corbatas, llaman la atención más fácilmente.