">

 

 

Calidad de una corbata

Definitivamente hay un arte para crear y escoger una corbata adecuada. Una corbata puede decir mucho acerca de usted y puede transmitir su personalidad a los demás. Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos la corbata será lo segundo que verán de nosotros después de nuestra cara así que elegir la corbata adecuada será clave para dar con la imagen que buscamos en un determinado momento.

Prestar especial atención a los dos puntos fundamentales que sirven para identificar una corbata de calidad: el tipo del tejido utilizado y la manera en que está construida.

En primer lugar hay que conocer las diversas partes de la corbata. Para saber la calidad corbata hay que saber lo que usted debe buscar. Los siguientes elementos de la corbata son cosas que debe revisar.

La corbata vista por la parte exterior, está formada por una parte ancha y una estrecha. Por la parte inferior de la pala ancha se puede observar la pasantina, que es por donde se introduce la pala pequeña para que esta no vaya suelta independiente de la grande. También se puede ver la etiqueta de la marca y la de la composición.
La entretela. El propósito de la entretela es hacer el nudo mantenga la forma y evitar que se arrugue, además de dar el peso necesario para conseguir la caída de la corbata. Normalmente se usan algunos materiales sintéticos, pero las buenas corbatas tienen una entretela de lana. Le da un buen cuerpo a la corbata, y garantiza que la calidad del nudo, se mantenga por siempre. En la mayoría de las ocasiones será el forro utilizado en la corbata el último responsable de aportar mayor o menor grosor al nudo.
Debe tocar, sentir y ver el tejido de la corbata. Toque la seda (la tela de corbata ideal), siéntala. La seda es suave, otras telas que la imitan se notan frágiles y quebradizas. Además, la indicación 100% seda no aporta gran información ya que ni todas las sedas son iguales ni todas tienen la misma calidad y acabado. Lo verdaderamente importante que la seda ayude a proporcionar un peso adecuado a la corbata para que tenga una caída elegante. Se la seda es muy pesada dará lugar a una caída antinatural con sensación de rigidez. Si por el contrario la seda es demasiado ligera la corbata tiende a arrugarse. Se tas propiedades se pueden comprobar pellizcando la tela. Si el pliegue desaparece rápidamente indica que la seda es de buena calidad. Otra forma de comprobación de la calidad es coger la corbata por la punta estrecha y dejarla colgar. Si cae de forma limpia y sin girarse es indicativo de buena calidad.
Una corbata de calidad se hará a partir de tres piezas de tela, mientras que las más baratas se hará a partir de sólo dos.
Compruebe el dobladillo: Un dobladillo hecho a mano y cosido a mano mantiene una forma mucho mejor que el hecho a máquina.
Busque la costura que no se ve. Estas ayuda a mantener la forma de la corbata.
Tenga en cuenta el remate. Esta es la pieza que complementa la puntada de deslizamiento y mantiene los dos extremos de separación de la corbata.
Otra forma de comprobar la calidad de una corbata es observar si efectivamente la corbata ha sido cortada exactamente en 45 grados respecto al dibujo (cut on the bias).
Las corbatas impresas son la opción más popular entre lasSocorro dos categorías en los dibujos de la corbata, ya que generalmente son menos costosas de producir que las corbatas bordadas (aunque en la gama alta las corbatas de impresión siguen un proceso artesanal más elaborado). En una buena corbata el dibujo no estará simplemente grabado sobre ella sino que, por el contrario, formará parte del propio tejido. Con la tecnología moderna, se puede imprimir casi cualquier cosa en una corbata de seda. Por desgracia, este servicio de impresión nos ha dejado algunas corbatas con unos dibujos atroces. Manténgase alejado de estas corbatas tan novedosas. A pesar de estas innovaciones existen varias impresiones intemporales y con clase.

Las corbatas de siete pliegues (“seven-fold”)

Las corbatas de 7 pliegues se apartan de la labor cotidiana con su superior construcción. Cada sección es bordada aparte con exquisito detalle y construidas enteramente del mismo tejido por delante y por detrás. Esta corbata sin forro lleva consigo el prestigio de ser finamente trabajadas en un estilo tradicional casi en el olvido. El tiempo necesario para doblar los bordes y perfeccionar los pliegues asimétricos hace que sea poco rentable para la mayoría de los fabricantes de corbatas. Y como resultado, la gente hoy en día no sabe que existe una diferencia entre corbatas ni han oído hablar de una corbata de 7 pliegues.

Este tipo de corbatas cuidan con suma pulcritud todos estos factores que acabamos de mencionar. Estas corbatas carecen de entretela alguna y se consiguen doblando un trozo de seda siete veces, 4 veces en un borde y 3 en el otro, hasta obtener la corbata final.

La fabricación de este tipo de corbatas exige mucha más cantidad de seda que las corbatas normales, su estructura interna se realiza exclusivamente con la misma seda que el cuerpo principal, no se ve la costura como sí se observa en las terminaciones de las corbatas de fabricación industrial y evidentemente están cosidas a mano.

 

Los siete pliegues se pueden ver claramente desplegando la pala de la corbata. Esta forma puramente artesanal de confeccionar las corbatas, similar al que se utilizaba en las primeras corbatas, además de aportar gran resistencia a la corbata representa el máximo refinamiento, exclusividad y elegancia factible.